• Muestra de Cine Internacional de Palencia

PREPARATIVOS PARA ESTAR JUNTOS UN PERIODO DE TIEMPO DESCONOCIDO

(Felkészülés meghatározatlan ideig tartó együttlétre)

LILI HORVÁT


Ficha Artística

Marta Vizy: NATASA STORK

János Drexler: VIKTOR BODÓ

Alex: BENETT VILMÁNYI

Barna Kriván: ZSOLT NAGY

Dr. Fried: ANDOR LUKÁTS

Psicólogo: PÉTER TÓTH

Ficha Técnica

Dirección: LILI HORVÁT

Producción: DÓRA CSERNÁTONY, LILI HORVÁT y PÉTER MISKOLCZI

Guion: LILI HORVÁT

Fotografía: PIOTR SOBOCINSKI JR.

Montaje: PRZEMYSTAW CHRUSCIELEWSKI


Hungría, 2020. 95’ Color.


Sinopsis:

Márta, una brillante neurocirujana de 40 años que trabaja en Estados Unidos, se enamora y deja atrás su prometedora carrera para regresar a Budapest y comenzar una nueva vida con el hombre que ama. Han quedado en el Puente de la Libertad, pero él no acude a la cita. Márta emprende una búsqueda desesperada y cuando finalmente lo encuentra, el que para ella es el amor de su vida, afirma no haberla visto nunca antes.


Palmarés:

2020: Festival de Valladolid - Seminci: Espiga de Oro, dirección novel y actriz

2020: Premios Independent Spirit: Nominada a mejor película extranjera


Lili Horvát (Budapest, 1982)

Lili Horvát (1982) creció en Budapest. Estudió Artes Audiovisuales en la Sorbonne Nouvelle de París y Dirección Cinematográfica en la Universidad de Artes de Teatro y Cine (SzFE) de Budapest. The Wednesday Child, su primer largometraje, ganó la sección oficial East of the West del Festival de Cine Internacional Karlovy Vary 2015 y recibió muchos premios en todo el mundo. En 2016, Lili cofundó la productora Poste Restante con la que produjo su segunda película, Preparativos para estar juntos un periodo de tiempo desconocido.


Comentarios de la directora

Una mujer, rebosante de amor, viaja hasta el hombre con el que empezará una nueva vida. Sin embargo, cuando llega, él reacciona de forma extraña, diciendo: «No te conozco. Es la primera vez que te veo». La realidad estremece. No sabemos si el hombre o la mujer dicen la verdad. Cuando me llegó a las manos esta situación, aún no sabía quién era la mujer y quién el hombre, pero alrededor de esta idea crecería la historia de Preparativos para estar juntos un periodo de tiempo desconocido.

Guardé aquel embrión de una escena durante mucho tiempo, y entonces de repente, en un bus en Berlín, por cierto, las ideas empezaron a brotar. Los dos deberían ser doctores y de unos 40 años. La mujer debería provenir de un lugar lejano, de otro continente. Necesita sacrificar algo por él. Y así sucesivamente. Me di cuenta de que quería hablar del enorme papel que tiene nuestra propia imaginación cuando estamos enamorados.

Cuando ya estábamos metidos de lleno en la producción de la película, esta primera escena continuaba siendo el núcleo de la historia. No creo que hablara tanto de ninguna otra escena con los dos actores protagonistas como lo hice con esta. Tenían que hacer algo extremadamente complicado que sonara verdadero, no solo cuando el espectador viera esta escena, sino también una vez terminada la película.

La mujer va a ciegas pero con decisión hacia algo, incluso en los momentos de mayor duda la fuerza de la intuición brilla en ella. Aunque alguna vez está a punto de perder la razón, cualquiera que haya esperado en vano en una cita o que haya previsto algo cuando está enamorado, puede sentir lo que ella siente.

Márta es fuerte, un personaje intrépido, pero también frágil. Es una outsider. En Hungría, es una forastera en la casa de la que se fue, una forastera debido a sus insólitas decisiones, una forastera incluso en su propio ámbito de trabajo como neurocirujana dado su excepcional talento. Lleva una existencia solitaria. Se ha adaptado a ella, e incluso le gusta. Tiene contactos (amistades, a veces relaciones románticas), pero no deja entrar a nadie. La soledad no le amarga, sino que se traduce en una vida interior muy intensa e interesante.

Entonces, en un congreso de medicina celebrado en New Jersey, un encuentro fortuito con un doctor húngaro la fulmina como un rayo. Es la primera vez en su vida que siente que hay una persona a quien permitiría entrar en su mundo interior. A partir de este instante de intuición, de pronto aquello a lo que se ha dedicado hasta ahora (su carrera, su vida como ciudadana americana) le parece insignificante. Desechando todos los argumentos racionales, y sin pensárselo dos veces, sale en pos del hombre que le hace sentir así.

En el desarrollo del personaje de Márta, me inspiré en personajes femeninos obsesivos como Kätchen von Heilbronn de Kliest, Madeleine en Vértigo de Hitchcock, Adèle H de Truffaut y los personajes femeninos de Kieslowski.

El entorno médico está destinado a ser el contrapunto de la locura. Vemos a una mujer que aparentemente ha perdido la razón al ir detrás de un hombre, pero entonces la historia da un giro: esta mujer demente resulta ser una reputada neurocirujana que trabaja en un hospital estadounidense. Mientras investigábamos el mundo de los doctores durante el proceso de escritura del guion surgieron muchas posibilidades dramatúrgicas. La bata, la mascarilla como un elemento de disfraz desde debajo del cual puede proyectarse un detalle del yo privado de los personajes, el ritual de ponerse y quitarse esas cosas, todo está en consonancia con las preguntas clave de la película: ¿Quién eres? ¿Estás aquí?

Róbert Maly, el director de fotografía, y yo trabajamos juntos desde nuestro primer año de universidad. Cuando nos planteamos cómo poner un guion en imágenes, siempre intentamos primero encontrar referencias. El elemento clave de Preparativos para estar juntos un periodo de tiempo desconocido es la inseguridad, la fragilidad y la precariedad de la realidad.