PALENCIA SE LLENA DE BUEN CINE

Organiza

Patrocina

Colabora

web desarrollada por LNFK  y el departamento de acción cultural de la universidad popular de palencia

asociación de amigos del cine     |    calle padilla sn - edif. colegio público buenos aires    |    34003 palencia     |    muestradecinepalencia@gmail.com    |   979 752 182 -  661 605 420 

CLIMAX

Gaspar Noé

 

 

Jueves 28 de febrero

17:30 horas

Cine Ortega (C/ Colón 2)

Entrada: 5 Euros.

Ficha Artística

 

Selva                SOFIA BOUTELLA

David                ROMAIN GUILLERMIC

Lou                   SOUHEILA YACOUB

Daddy              KIDDY SMILE

Emmanuelle    CLAUDE GAJAN MAULL

Ficha Técnica

 

Dirección:         GASPAR NOÉ

Guión:                GASPAR NOÉ

Producción:      EDOUARD WEIL, VINCENT MARAVAL, BRAHIM CHIOUA

Fotografía:        BENOIT DEBIE

Montaje:            DENIS BEDLOW, GASPAR NOÉ

Música:              PASCAL MAYER / NOODLES

 

Francia, 2018. 95’ Color

 

Sinopsis

 

Una compañía de jóvenes bailarines se reúne en el edificio remoto de un colegio abandonado para ensayar. La compañía da comienzo a una noche de celebración que se convierte en una pesadilla cuando los bailarines descubren que han estado bebiendo sangría cargada de un potente LSD.

Premios

  • Festival de Cannes 2018: Quincena:Mejor Película

  • Sitges 2018: Mejor Película Sección Oficial y Premio Méliès Mejor Película

Gaspar Noé (Buenos Aires, Argentina, 1963)

 

Guionista y director argentino, estudió cine en Francia, donde ha realizado la mayoría de sus largometrajes. Dentro de la industria cinematográfica ha ejercido cargos como camarógrafo, montador y productor. Su carrera comienza con los cortometrajes Tintarella di Luna en 1985, y Pulpe Amère, de 1987. Con el cortometraje Carne, de 1991, Noé fue premiado en el Festival de Cannes, pero fue reconocido como uno de los directores más polémicos con su controvertida obra Irreversible; película que inicia con la aparición del protagonista de su primer largometraje, Solo contra todos (1998) y de su precuela, la ya mencionada Carne. En 2009 estrena Enter the Void, a la que sigue Love (2015) y su última propuesta: Climax.

Comentarios del director

 

A veces hay sucesos que son sintomáticos de una época. Son acontecimientos que estallan, de manera espontánea o no, hasta llegar a manos de las fuerzas de seguridad. Algunos, entonces, pasan a ser información a gran escala. Cobran otra dimensión: se magnifican, se tornan insignificantes, se distorsionan, se asimilan -o no- por quienes los difunden y quienes los reciben. Vidas -gloriosas unas, bochornosas otras- que acaban en los periódicos para caer después en el olvido colectivo.

 

La existencia no es más que una ilusión efímera que todos nos llevamos a la tumba. En las biografías que leemos, se enuncia todo y lo contrario. Pasa lo mismo cuando sale a la luz un caso o una noticia. Y los nuevos canales de comunicación que han ido apareciendo en los últimos veinte años han hecho de la objetividad una mera ilusión. Los humanos, como los animales, nacemos, vivimos y morimos sin dejar más rastro que una margarita en mitad de un prado. La alegría y el dolor, los logros y los errores, ocupan una percepción virtual, un presente que no existe más allá de su recuerdo.

 

En 1996, un millón de noticias llegaron a los titulares. Noticias que se han olvidado hoy, y mañana todavía más. Algunos de los que nacieron aquel año o estaban vivos entonces siguen entre nosotros. Pero de la gran mayoría aquellos cuyo corazón ha dejado de latir, nada queda: son un nombre en un cementerio o en un periódico viejo perdido en las profundidades de un sótano. Cuando son intensos, los placeres del presente nos permiten olvidarnos del vasto vacío. Las alegrías, los éxtasis -los constructivos y los destructivos-, actúan como antídoto de la nada. El amor, el arte, la danza, la guerra o el deporte parecen justificar nuestro breve paso por la tierra. Y de estas distracciones, la que más feliz me ha hecho siempre es la danza. Por eso me pareció interesante hacer una película basada en una noticia real y con bailarines que me embelesaran con su talento.

 

Con este proyecto podía, una vez más, representar en la pantalla algunos de mis sueños y pesadillas. 1996 fue hace nada. Aún no había móviles ni Internet, pero lo mejor de la música moderna estaba ya ahí. En Francia, Daft Punk había sacado su primer disco, El odio acababa de estrenarse en cines, y la revista Hara-Kiri no se volvió a publicar. La masacre de los adeptos de la Orden del Templo Solar fue ocultada por las fuerzas oscuras del estado. Y había quienes soñaban con construir una Europa poderosa y pacífica mientras una guerra barbárica infestaba su interior. Las guerras generan movimientos, la gente cambia, igual que las creencias y las maneras de vivir. Y por eso, aquello a lo que llamamos Dios, estará siempre del lado del arma más letal. Lo que fue será. La coma puede moverse de sitio, pero la esencia de la frase será siempre la misma.

Please reload