• Muestra de Cine Internacional de Palencia

UN AMOR INTRANQUILO (Les intranquilles)

JOACHIM LAFOSSE


Ficha Artística

Leïla: LEÏLA BEKHTI

Damien: DAMIEN BONNARD

Amine: GABRIEL MERZ CHAMMAH

Patrick: PATRICK DESCAMPS

Jérôme: JULES WARINGO

Serge: ALEXANDRE GAVRAS

Ficha Técnica

Dirección: JOACHIM LAFOSSE

Producción: VICENT CANART

Guion: LOU DU PONTAVICE, JULIETTE GOUDOT, JOACHIM LAFOSSE, CHLOÉ LEONIL, ANNE-LISE MORIN, FRANÇOIS PIROT

Fotografía: JEAN -FRANÇOISE HENSGENS

Montaje: ANNA FALGUÈRES


Bélgica-Luxemburgo-Francia, 2021. 118’ Color.


Sinopsis:

Leïla y Damien se quieren con locura. Ambos luchan por mantener unida a la familia a pesar de la bipolaridad de Damien. Ninguno se rinde, aunque él sabe que nunca podrá ofrecerle lo que ella desea.


Palmarés:

2021: Premios César: Nominada a mejor actor (Bonnard) y mejor actriz (Bekhti)

2021: Festival de Cannes: Sección oficial


Joachim Lafosse (Uccle, Bélgica, 1975)

Nacido en 1975 en Bélgica. Se graduó en el Instituto de Artes de Difusión en Louvain-la-Neuve. Comenzó su carrera escribiendo guiones y obras de teatro. Dirigió varios cortometrajes, entre ellos, Egoïste Nature (2000) y Tribu (2001). En 2004 completó su primer largometraje, Folie privée. En 2006 dirigió Ça rend heureux, que obtuvo el Gran Premio en el Festival Premiers Plans de Angers. Dirigió Nue Propriété en 2006, con Isabelle Huppert, y Elève libre en 2008. Su largo de 2012 Perder la razón compitió en la categoría de Un Certain Regard en el Festival Internacional de Cine de Cannes de 2012. L'économie du couple y Continuer completan su biografía.


Comentarios del director

Finalmente, el guion se inspiró en mis experiencias con mi padre bipolar. Quería ser fotógrafo y -de hecho- lo fue por un tiempo, pero en realidad no cumplió su sueño. Me dejó una gran admiración por los retratistas en particular, y desde el primer momento estuve pensando en el trabajo de Julien Magre, esperando encontrar al menos un poco de esa extraordinaria sencillez. Mi padre siempre insistió en que no haría fotografía de bodas. Quería ganarse la vida como fotógrafo, sin tener que hacer ese tipo de trabajo, y así es como comenzó a fotografiar pinturas.

Los artistas le traían sus obras y mi padre las montaba, las iluminaba y las fotografiaba. Crecí rodeado de esto, en relación directa con las pinturas, la luz, el encuadre y la fotografía. Esto me dio una inmensa admiración por los pintores, que luego se cristalizó en el trabajo y la personalidad del artista visual belga Piet Raemdonck. Justo hasta el día que empezamos a preparar la película, el personaje era un fotógrafo. Y entonces llegó Damien. Había estudiado Bellas Artes y era asistente de la pintora residente en Bruselas Marthe Wéry. Y así, el personaje pasó de ser fotógrafo a pintor. Durante el proceso de escritura, visitaba a menudo a Piet y de alguna manera quería que su estudio se trasladara a la película. Así como el estudio de Bernard Dufour se convirtió en el de Michel Piccoli en La Belle Noiseuse, el estudio de Piet Raemdonck se convirtió en el de Damien Bonnard. Damien pasó tres semanas con Piet, preparando juntos las pinturas para la película. Damien comenzó algunos que Piet terminó. Varios fueron pintados íntegramente por ellos dos, como el que Damien pinta en la película, durante un episodio maníaco. Cuando vi las pinturas en el set junto con todos los materiales de Piet, la película comenzó a cobrar vida.

Y la película ha cobrado vida como siempre soñé que lo harían mis películas. Se siente que no es dogmática y que vive junto a sus actores, que se dejan observar. De hecho, es gracias a ellos que todo funciona. Todo realmente comenzó a encajar cuando Leïla Bekhti y Damien Bonnard se incorporaron; cuando los vi hacerse cargo de los personajes, cuando vi que tenían muchas ganas de hacer algo con ellos. Por primera vez, no tuve que afirmarme; simplemente tenía que observar.

Todo se decidió de una manera muy natural. Cuando hice Nue Propriété y Elève Libre, sabía que las películas tendrían 60 tomas, porque había decidido que lo haría y porque era una forma de diseñarme siguiendo los pasos de Michael Haneke. No fue nada así para Les Intranquilles. Simplemente sabíamos que lo haríamos siguiendo a los actores, filmándolos siempre a la altura de la cara. Eso no se trataba de dejarlos simplemente hacer lo que deseaban –si fuera necesario un plano inverso, filmaríamos un plano inverso-, pero no nos preocuparíamos por eso. La película tenía que amar al actor, de la misma manera que a Mike Leigh le encantaba el brillante Timothy Spall como su Turner.

El personaje de Leïla en el guion es frágil; sufre la psicosis del padre de su hijo. Me sentí abrumado por la fuerza y la resistencia que Leïla Bekhti aportó a la película. Transmitía deseo, sensualidad, cansancio y una capacidad de decir 'no', lo cual creo que es bastante raro. Desde su primera lectura, Leïla comprendió que no se trataba de una película sobre el trastorno bipolar, sino de un cuestionamiento a nuestra capacidad y límites en cuanto a nuestro compromiso de amar. Darse cuenta de que había captado muy rápidamente la naturaleza inestable de su personaje fue un gran alivio y evitó que se convirtiera en una película "temática".

Fue genial lo entusiasmado que estaba el equipo por hacer una película sobre la vida de un pintor. Era como si existiera una relación especial entre el cine y los pintores. Ensayamos en plató alrededor de 10 días y luego comenzamos a rodar casi de inmediato, por lo que pudimos adaptar las escenas a las variables que surgen en cualquier producción y, sobre todo, a los actores. Damien y Leïla realmente se apoderaron de la película. Incluso se hicieron cargo del pequeño Gabriel que interpreta a su hijo, para que no tuviera que dirigirlo yo solo. En realidad, solo ofrecí una perspectiva diferente, que era inusual y muy emocionante al mismo tiempo. Y debido a que solo los actores no tenían que usar máscaras en el set, el equipo y yo nos sentimos como entomólogos observando a las criaturas en sus vidas. La distancia adecuada entre ellos y nosotros se estableció de forma muy natural.